martes, 19 de abril de 2016

Organizaciones de la Sociedad Civil conforman la coalición Acción por la Justicia y la Seguridad


 
El 5 de abril del año en curso el Patronato de Ayuda a Casos de Mujeres Maltratadas, PACAM, pasó a formar parte de la coalición “Acción por la Justicia y la Seguridad” integrada por un total de 15 organizaciones de la sociedad civil con el propósito de observar e incidir en garantizar la seguridad ciudadana.
Más abajo compartimos la publicación de la Declaración de Propósitos de la Coalición en los periódicos El Caribe y Diario Libre de circulación nacional.
Animamos a otras instituciones unirse a esta iniciativa.
Declaración de propósitos
Ante el llamado a una Cumbre Judicial Nacional (CJN) realizado por el Consejo del Poder Judicial (CPJ), y tomando en cuenta la situación de crisis y desconfianza que afecta al sistema de justicia, y su impacto en la seguridad ciudadana, el pasado 5 de abril, las organizaciones de la sociedad civil abajo identificadas conformaron una coalición denominada Acción por la Justicia y la Seguridad (La Coalición), con la finalidad de unir fuerzas en la identificación de las causas que afectan al sistema de justicia, elaborar propuestas que puedan ser presentadas y defendidas en la CJN, y darle seguimiento a la ejecución de las mejoras que deberán emprenderse.
Esta coalición trabajará en forma abierta con todos las organizaciones e instituciones sociales comprometidas, a fin de recoger sus propuestas, estudiarlas, ampliar su soporte teórico y práctico, si fuese necesario, y presentarlas y defenderlas en la CJN, por lo cual en una primera fase se realizarán esfuerzos a nivel nacional para recoger las inquietudes y propuestas existentes, sobre todo aquellas que mejoren la seguridad ciudadana.
Las propuestas serán divididas de acuerdo a las autoridades a las que les corresponda su ejecución, sean estas la Suprema Corte de Justicia, el Consejo del Poder Judicial, el Consejo Superior del Ministerio Público, el Poder Legislativo, la Policía Nacional, entre otras.
En razón de que la justicia es de interés general, todos los sectores sociales deben ser incluidos y deben tratar todos los temas relacionados con el funcionamiento del sistema de justicia, en el marco de la CJN, por lo que los criterios de trabajo serán incluyentes e integrales y enfocados en mejorar la justicia y la seguridad ciudadana.
Partiendo de este criterio de integralidad, las falencias existentes deben ser identificadas en todos los que forman parte del sistema de justicia, desde los jueces, fiscales, defensores públicos y personal administrativo, hasta los abogados, notarios y alguaciles, con énfasis en la Policía Nacional. Por igual deben examinarse los otros poderes y órganos del Estado que se relacionan con el sistema de justicia, como el Poder Ejecutivo, el Congreso Nacional, el Consejo Nacional de la Magistratura, y a lo interno el Consejo del Poder Judicial y el Consejo Superior del Ministerio Público, y sus distintas dependencias.
Merecemos y debemos lograr una justicia accesible, sobre todo para las personas de escasos recursos; eficiente, lo que implica decidir los casos en tiempo oportuno; capaz, por lo que deben mejorarse sustancialmente las destrezas de sus integrantes, y de esta manera alcanzar una justicia de calidad y digna; ética, pero con un régimen de consecuencias eficaz para los transgresores, independiente e imparcial, tanto a lo interno como a lo externo, con medidas que pongan fin a la notable y creciente influencia partidaria, y de cualquier otro sector. En fin, la justicia debe recuperar su rol de garante de la seguridad ciudadana.
En el pasado se ha convocado a diálogos en momentos de crisis solo para calmar a la opinión pública, sin la voluntad de cumplir con los resultados que arrojen. Confiamos que en esta ocasión será diferente y se aprovechará la crisis existente para producir los cambios que necesita nuestro sistema de justicia.
Miembros:
Acción Empresarial Por la Educación (EDUCA)
Asociación Dominicana de Constructores y Promotores de Viviendas (ACOPROVI)
Asociación Dominicana Pro-Bienestar de la Familia (Profamilia)
Asociación de Empresas Industriales de Herrera y Provincia Santo Domingo (AEIH)
Asociación Nacional de Jóvenes Empresarios (ANJE)
Cámara Americana de Comercio de la República Dominicana (AMCHAM-RD)
Cámara de Comercio y Producción de Santo Domingo
Centro Bonó
Centro Juan XXIII
Centro para la Observación Migratoria y el Desarrollo Social en el Caribe (OBMICA)
Centro Regional de Estrategias Económicas Sostenibles (CREES)
Consejo Latinoamericano de Estudiosos del Derecho Internacional y Comparado (COLADIC-RD)
Foro Ciudadano
Fundación Institucionalidad y Justicia, Inc. (FINJUS).
Instituto Nacional de la Salud (INSALUD)
Participación Ciudadana
Patronato de Ayuda a Casos de Mujeres Maltratadas (PACAM)
Poder Ciudadano
Hacemos un llamado a todas las instituciones de la sociedad civil dominicana a unirse a esta iniciativa. Para más información, pueden escribir a ebautista@finjus.org.do o llamar al 809-227-3250, ext. 244.
Esta publicación ha sido realizada en el marco del proyecto Acción de la Sociedad Civil por la Seguridad y la Justicia, auspiciado por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).



lunes, 4 de abril de 2016

Magaly Pineda: Una mujer de mujeres

Por 
soraylacaf@hotmail.com 
04 abril, 2016Publicado en el periódico HoyCuando una mujer de la talla de Magaly Pineda fallece, nos deja un sentimiento profundo de tristeza y, a la vez, de gratitud por su legado: los derechos humanos de la mujer y la democracia.
La noticia nos llegó repentinamente, su cuerpo estaba listo para trascender en el espíritu, cuyo punto de referencia es la eternidad. Estuvo para quedarse entre nosotras y transformar nuestras vidas en nuevas oportunidades de desarrollo, autonomía y conciencia social.
Muy joven aún, recién llegada de La Vega, no podía comprender sus propuestas desde el CIPAF, pues me resultaban muy novedosas y extrañas para mi marco de referencia local. Pero, a pesar de eso, nunca retiré la mirada.
Años tardé en comprender la perspectiva de género en la violencia con- yugal y la violencia de género sufrida por la mujer por su condición de mujer, cuyos estereotipos marcados por la cultura y normalizados y legitimados por la política imperante, la mantenían en el ostracismo, la desigualdad y la exclusión.
Todo ese discurso me parecía ajeno, pero nunca retiré la mirada de aquello que me parecía tan familiar y cercano. Ella, junto a tantas otras mujeres vanguardistas en materia de igualdad de género, ha dejado huellas profundas que han cambiado mi visión del mundo.
Gracias a los aportes de Magaly Pineda, mujer de sólidas convicciones y apasionada de la justicia social, no pude quedarme indiferente, ignorando el sufrimiento y la degradación moral de la mujer sometida a violencia y malos tratos. Su contexto más íntimo, la familia y la pareja, escenario que puede constituirse en el más peligroso para ella y sus hijos.
Pude comprender cómo el poder otorgado por la cultura y los estereotipos de dominio masculino subordinaban a la mujer dejándola sin voz, sin derechos y sin escapatorias posibles.
Por su arrojo y valentía, junto a otras mujeres como Susi Pola y Sergia Galván, han sido mi marco referencial. Me enseñaron que la solidaridad por la causa de las mujeres es prioridad.
Mi respeto y agradecimiento a una maestra que sin aula, sin pizarra, sin tiza y sin redes sociales, me enseñó que somos capaces de transformar nuestro entorno e impactar en la redefinición de la mujer.
La mujer, ya no es la misma, habrá un antes y después de Magaly Pineda. No importan las décadas pasadas cuando tenemos un futuro prometedor. Nos pensamos y nos construimos distintas, somos personas sujetas de derechos humanos. Permanecerás con voz propia.




















Magaly Pineda una mujer de mujeres

viernes, 18 de marzo de 2016

David Ortiz y Soraya Lara de Mármol son el Hombre y la Mujer del año 2015

SANTO DOMINGO. Se entregó la noche de este jueves el premio Hombre y Mujer del Año 2015, en una cena de gala patrocinada por el Grupo Diario Libre en el hotel El Embajador, en el que fueron elegidos el jugador de Grandes Ligas, David Ortiz, y la psicóloga Soraya Lara de Mármol.
La licenciada Soraya Lara de Mármol es presidenta y co-fundadora del Patronato de Ayuda a Casos de Mujeres Maltratadas que durante trece años ha auxiliado a mujeres víctimas de violencia intramarital.
La señora Lara es la directora clínica del Patronato, y en esa condición ha impartido talleres de concienciación y capacitación a fiscales adjuntos y psicólogos forenses y estimula a las víctimas de violencia a salvar sus vidas, y procurar que preserven su integridad física, psicológica y moral.
En tanto, el padre de David Ortiz, el señor Enrique Ortiz, recibió en nombre de su hijo el premio al Hombre del Año 2015.
David Ortiz se encuentra en los partidos de pretemporada de los entrenamientos primaverales, previo a la temporada de Grandes Ligas en Florida, Estados Unidos, por lo que se reprodujo un video suyo agradeciendo el gesto del Grupo Diario Libre.
Ortiz, a través del Fondo para la Niñez que lleva su nombre, patrocinó durante el pasado año las operaciones de patologías cardiovasculares a 70 niños y niñas que de otro modo hubiesen fallecido, a través de jornadas asistidas por grupos de reconocidos hospitales estadounidenses y jornadas locales realizadas por el equipo de cirugía cardiovascular del Centro de Medicina Avanzada (CEDIMAT).
Esta entrega del premio Hombre y Mujer del Año, la décima en la historia del galardón, se realiza en ocasión del decimoquinto aniversario de Diario Libre.Soraya Lara, premio Mujer del Año 2015

martes, 9 de febrero de 2016

Presidenta Pacam nominada premios "Hombre y Mujer del año". 2015, 10ma. entrega


Soraya Lara, M.A.

Es presidenta del Patronato de Ayuda a Casos de Mujeres Maltratadas (Pacam), entidad que durante 13 años trata de concienciar a la sociedad dominicana acerca de la necesidad de erradicar la violencia intrafamiliar y de género. Hasta el momento ha desarrollado servicios de intervención que han impactado a más de 150 mil personas y han rescatado de la violencia a más de 1,600 mujeres e hijos. El Pacam ofrece atención directa a mujeres que sufren violencia, además desarrolla programas como "Por los buenos tratos", dirigido a la protección y apoyo de los niños, niñas y adolescentes; así como de capacitación y concienciación, que han impactado a jueces, fiscales y psicólogos forenses, entre otros.


viernes, 5 de febrero de 2016


El Patronato de Ayuda a Casos de Mujeres Maltratadas presenta la XI ronda del diplomado sobre violencia intrafmiliar y de pareja que inicia el lunes 07 de marzo de 2016 y finaliza el lunes 01 de agosto del mismo año. 

Nuestra misión es compartir el conocimiento del calvario y confinamiento que viven las mujeres que están sometidas por el ejercicio de poder por parte de sus parejas y las conductas manifiestas de éstos para lograrlo.

Comprender cómo opera la violencia a puerta cerrada en la intimidad familiar los hará más sensibles y conscientes   para ayudar, apoyar y acompañar a las mujeres y sus hijos que han sobrevivido a la experiencia de temer por su vida o a la desintegración psicológica.

Detener la violencia, requiere en muchos casos, sino en todos, de la intervención de  una red que ha de articularse para proteger a la mujer de un marido o ex - marido que no reconoce o justifica su conducta violenta, por lo que es preciso que todos los agentes o actoras que intervienen estén lo suficientemente entrenados para crear un contexto seguro y de confianza para sostener la decisión de la mujer de poner fin a la violencia o malostratos.

Según la Encuesta Demográfica y de Salud del año 2013, la situación de violencia en el
 territorio nacional sobre mujeres mayores 15 años cuenta con los siguientes porcentajes:
1. Tendencia al aumento: pasan de un 28% a un 35% en el periodo 2002-2013,
2. Violencia experimentada con mayor frecuencia pasó de ser la violencia física en el año 2002 a ser la violencia emocional en los años 2007 y 2013 (31%),
3. Violencia física: (19%);
4. Violencia sexual: que disminuyó un punto porcentual en 2013 para colocarse en 5%.
En el año 2015, en la República Dominicana el número total de feminicidios ascendió a 77.
Según la citada encuesta, sólo el 39% de las mujeres que sufrieron violencia por parte de su cónyuge, pareja o ex pareja buscó apoyo.

 Entendemos que debemos comenzar a considerar el aislamiento como otra forma de violencia porque priva  a la mujer de un  derecho fundamental, “el derecho a la autonomía y libertad de movimiento”, de manera que se vuelve a violar otro derecho inherente del ser humano.

La concienciación sobre la problemática que nos ocupa en este momento nos llevará a seguir promoviendo cambios a nivel social e intrafamiliar para que se pueda vivir sin violencia. Además, asumir una conciencia ética que estará presente en el proceder, evitando, que aún en el ámbito privado, se manifieste el daño,  dolor, sufrimiento,  miedo,  temor a perder la vida o caer en un estado de perturbación mental.

Les invitamos a recorrer durante estos cuatro meses la profundidad de la dinámica de la pareja matizada por la violencia para evitar revictimizar a la mujer y exonerar al hombre que violenta y maltrata.

Creemos firmemente que compartir nuestra experiencia nos llevará, junto a ustedes, a seguir la tarea transformadora de la conceptualización de la violencia en el ámbito familiar. Hemos de promover cambios en los paradigmas culturales  y mitos que sostienen las diferencias de género y normalización de la violencia  poniendo en riesgo la vida de la mujer.

En la medida que la sociedad y la comunidad de profesionales estén más conscientes y  observen la violencia en su justa dimensión y desde una perspectiva ética de las relaciones humanas  demandarán de nuestras autoridades la actuación responsable  en la preservación de la vida física y la integración psicológica de las mujeres. Además, podremos  crear los canales necesarios para conformar  una red de apoyo como herramienta para detener la violencia o malostratos en las relaciones conyugales y familiares.

Nuestra meta está enfocada  en que todos los dominicanos y dominicanas internalicen en su pensamiento que “la violencia es inaceptable e injustificable en la familia”.